Relación con el diseñador

En esta sección presentaremos una serie de errores típicos que se comenten en la relación cliente-diseñador. Es importante evitarlo y construir una relación de respeto y trabajo en equipo. A diferencia de lo que muchos creen, la relación que usted tenga con el profesional que contrate no es algo sin importancia sino que, al contrario, es en donde se juega el éxito del proyecto.

Cliente impreciso: el cliente no debe decirle al diseñador que haga lo que le parezca. Es responsabilidad de quien contrata el ofrecer las ideas base que el diseñador deberá desarrollar.

Diseñador inseguro: cuando un diseñador no puede trabajar sin constantes directrices del cliente, el trabajo no está funcionando. Si es porque el diseñador personalmente es inseguro o porque el cliente no le da aire de creación nos da igual: en cualquier caso es un error que deberá solucionarse.

Diseñador soberbio: en algunos casos desafortunado el diseñador se pone en una posición soberbia y no escucha al cliente por considerarlo ignorante en asuntos de diseño. Si bien es cierto que los clientes no suelen saber mucho de diseño (y por eso contratan a alguien), está actitud negativa es inaceptable tanto personal como profesionalmente.

Cliente diseñando: cuando el cliente hace “algunos diseños” el trabajo se entorpece. A los diseñadores les cuesta mucho más trabajar sobre algo que hizo el cliente que desde cero. El cliente sí debe aportar mucho al proyecto, pero debe hacerlo con ejemplos y explicaciones, no con bocetos o figuras indescifrables que entorpecen más que favorecen el trabajo.